LEALTAD

No me puedo creer que los directivos de Carrefour compren en el Corte Inglés,
cuando mi padre lleva años siendo fiel,
llámese Hiper, Pryca o Carrefú.
Invitaron a mi madre a una reunión
de clientes veteranos.
Da gusto que te traten tan bien
los hipermercados.
Nunca hubo horror en el ultramarinos.
Ni terror en el supermercado.

Pero un genio de oficina
se inventó el rincón delicatessen
para que la fruta y la verdura
más cara costara.
No hay derecho.
Perdimos la confianza
en el tío con gafas
que pesaba las manzanas.

No me puedo creer que los directivos
del Carrefour se vayan a pasear al Alcampo,
y no precisamente a recoger aceitunas.

Comentarios

Entradas populares